¿Será que fallamos?


Escrito por andres aguilera alfaro, October 9, 2010
Lee el artículo original

A veces creo que fallamos. Que luego de sentir la adrenalina estallando como burbujas de sulfitos en nuestro torrente sanguíneo impulsándonos a la acción, vamos y nos sentamos frente a nuestro ordenador para culminar ese glorioso impulso lanzando al ciber espacio dos o tres comentarios que se irán diluyendo lentamente en la línea del tiempo de alguna red social. O con suerte ese impulso alcanzara para crear alguna página en esa misma red social enarbolando la esperanza de sumar y sumar voluntades que nunca suman las suficientes como para esbozar siquiera la promesa de un cambio. Y cerramos los ojos imaginando que esas iniciativas comienzan lentamente a corroer los firmes cimientos de un sistema, a nuestros críticos ojos, perverso. Soñamos con ser los héroes de una nueva era de revoluciones en red. Y causas son lo que nos sobran; las Ballenas, Los Delfines, Los Verdes Bosques, La Capa de Ozono, El Hambre en África, Los Glaciares, el Cambio Climático… En fin. Cada uno de nosotros podría sumar la suya, ¿No? Pero nada ocurre. Nunca sucede nada que altere la situación. Y todo sigue igual. Y entonces surge la pregunta; ¿Será que fallamos?

Hace cincuenta y algo años atrás una masa enardecida obedecía al llamado del idealismo revolucionario y no dudaba en tomar las armas para luchar hasta la muerte por cambiar un mundo de oprobio y corrupción capitalista. Casi diez años más tarde, en una Universidad de Paris, Una juventud soñaba ser realista pidiendo lo imposible. Unos pocos años después Joe Cocker cantaba sobre el escenario de Woodstock ” Con una pequeña ayudita de mis amigos”… Luego de eso nos pusieron a dormir a todos.

Sí, ya sé. Suena a alguna Teoría de la Conspiración, Suena a novela Orwelliana, es cierto. Pero basta un pellizco superficial a la epidermis del cuerpo social para darse cuenta del poderoso somnífero que nos ha sido suministrado. El modelo económico puesto en práctica a lo ancho y largo de todo el globo a partir de los setenta, apoyado por el desarrollo de las nuevas tecnologías, lleva implícito el concepto de la manipulación, cuyo elemento útil es la publicidad. Se nos incita a sentir, a desear, a aspirar artificialmente. Luego los medios masivos de comunicación nos atemorizan y la religión nos culpabiliza gratuitamente  y esos dos elementos reducen nuestra vida ociosa, aquella que podemos vivir cuando no tenemos que trabajar, a cuatro paredes, un sofá y una pantalla que supera casi siempre las 21 pulgadas. Está bien, tú leerás esto y podrás pensar  que estoy exagerando. Dirás que tú y tus cercanos están muy lejos de esa caricatura. Y yo me alegraré por ti y tus cercanos pero no me podrás negar que esa caricatura es un dibujo peligrosamente aproximado de nuestra sociedad ultramoderna. Negar ese hecho solo hace muchísimo más sólido  este estado de cosas. Aunque creamos que aportamos a una causa disidente, a una utopía, a un sueño. Aunque creamos que somos conscientes y que el sistema no nos ha vencido, la más profunda verdad es que hacemos muy poco como para alterar el curso de las cosas. Y también resulta, por tanto, una profunda verdad el hecho de que somos vencidos cada día.

A menos que cambiemos radicalmente la manera de accionar, todo esto seguirá pasando.[…]

Lee el artículo completo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s