Dos años viviendo sin generar basura


Lauren Singer, una neoyorkina de 23 años, no genera basura desde hace dos años. Cuando cursaba estudios de Medio Ambiente en la Universidad de Nueva York empezó a tomar conciencia de la cantidad de plásticos y envases que se consumen a diario y que aumentan nuestra huella en el planeta.

Empezó a buscar información sobre cómo vivir sin generar tantos desechos y la encontró en la iniciativa que habían puesto en marcha Bea Jonhson y familia, Zero Waste Home. Y así descubrió la filosofía Zero Waste Life y pensó que si una familia de cuatro personas podía vivir sin generar basura, ella que vivía sola cómo no iba a poder. Solo requeriría un poco de disciplina y un cambio de hábitos, como ha contado ella misma:

“Dejé de comprar productos envasados y comencé a llevar mis propias bolsas y tarros para llenarlas con productos a granel en el supermercado. Dejé de comprar ropa nueva y comencé a comprar sólo cosas de segunda mano. En relación al cuidado e higiene personal, aprendí a preparar mis productos de limpieza y belleza. Reduje significativamente mis posesiones al vender, donar o regalar las cosas superfluas de mi vida tales como 10 pares de jeans que no había usado desde la secundaria y un montón de artículos decorativos que no tenían ningún significado para mí”

Comenzó a decir NO a bolsas de plástico o papel en tiendas y a recibos. El proceso le duró más de un año y requirió mucho esfuerzo, pero insiste en que su vida ha mejorado en muchas cosas desde que es “una persona libre de basura”:

Ahorra dinero por que ahora va con una lista al supermercado. Además, como compra alimentos a granel no paga por el embalaje. Y en cuanto a su ropa, como la compra de segunda mano, también la consigue a un precio muy rebajado.

Se alimenta mejor. Afirma que desde que compra alimentos no envasados, sus opciones de comida no saludables es muy limitada. Por el contrario, se alimenta de muchas frutas y verduras, granos enteros a granel y legumbres. Adquiere comida local de temporada en mercados de agricultores, que ofrecen productos no envasados.

Y es más feliz. “Ahora, una típica semana en mi vida -dice- incluye un viaje al supermercado para comprar todos los ingredientes que necesito. Y no sólo alimentos, también productos de limpieza y cuidado personal, dado que todas las cosas que uso ahora pueden hacerse con ingredientes simples y cotidianos. No solo es más fácil y libre de estrés, también es más saludable ¡Sin químicos tóxicos!”.

Para leer el artículo original pinche aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s